Soy Carolina Pino C. , una particular que no posee refugio...que a través de los años fui creciendo con la idea de hacer algo concreto por los tantos perritos/gatitos que se cruzaban en mi ruta, viviendo en su abandono, invisibles al paso de muchos..., absolutamente convencida de que hay formas de ayudar y apoyar estos animalitos, decidí abocarme en más que mis tiempos libres a esta labor...

A mi entender hay 3 claves que son impresindibles para ayudar a esta triste realidad de los perros y gatos abandonados, que ni tú ni yo queremos en las calles.

1.- Esterilizar, realizarlo de modo sistemático, de forma masiva en lo posible, a modo de generar cierto impacto a mediano plazo en la zona a intervenir. Controlando eticamente la fauna  callejera en nuestra cuidad.

2.- Educar, promover la Tenencia responsable de mascotas, sensibilizando la población, dando a conocer a grupos sociales la importancia de tener una mascota, los cuidados básicos de ellos, la necesidad del el porqué es beneficiosos esterilizar, uso de placas identificatorias en tu mascota, relevancia de dar cariño, respeto y cuidado a tu amigo fiel, sea perro o gato.

3.- Rescatar, rehabilitar, esterilizar y dar en adopcion mascotas sanas previa entrevista con las familias, a modo de generar el vínculo beneficiosos para esa familia y su mascota, adopción entendido como proceso, que dura desde el primer contacto de ese adoptante con aquella mascota que ha sido victima muchas veces de maltrato, hasta los años que se estima vive un perro o gato, (12-15 años). Considerando que hacemos seguimiento de por vida.

Considerando las necesidades y camino que queda por recorrer en esta cruzada, con la colaboración de mi marido y amigos proteccionistas, (grandes colaboradores), hemos conformado la Fundación Suyai, (Esperanza en Mapudungun) abocada a la promoción de la Tenencia Responsable de Mascotas.  La página está actualmente en construcción : www.fundacionsuyai,cl próximamente ligada a ésta para seguir fuertemente tranajando por, para y con la comunidad y los animales.

Nota de Publimetro publicado en el 2012

La increíble historia de Carolina Pino, la animalista que apuesta por los sin voz

Existen miles de perros que vagabundean por las calles de nuestro país. Aunque intentemos desviar la vista, es nuestra responsabilidad hacernos cargo de una realidad que trae tristeza, enfermedades y abandono. Esta sicóloga invita a todos a aportar, dentro de sus posibilidades, en su propia comuna.

Por Carolina Palma F.

El amor a los animales de la sicóloga Carolina Pino viene en su ADN. Sus abuelos recogían gatos o perros abandonados, entonces su relación siempre fue cercana, y hoy tiene 5 perros, 4 gatos, alimenta a 30 callejeros, ha dado en adopción a casi 300, y esterilizado a más 500.
Hace cuatro años atrás le mataron uno en su comuna, Recoleta, y se convirtió en el símbolo para dedicarse a ayudar a todos los demás de forma sistemática. Junto a su marido, con quien lleva 11 años casada –y que antes le temía a los perros– realizaron rondas para determinar la situación. No tiene hijos, pero espera tenerlos pronto para que nazcan nuevos proteccionistas de animales. Ahora todas las noches se dedica a darles comida, e incluso instaló casitas para protegerlos del frío en invierno. Los vecinos han cooperado, porque Carolina les asegura que les vacunará, esterilizará y cuidará la salud de sus propias mascotas. “Se han concientizado bastante, pero aún hay vecinos que no lo comprenden”, dice. Sus animales protegidos están con microchip, para seguirlos si es que alguien osa llevárselos, y existen cerca de 10 hospitalizados, porque han sido heridos, atropellados o son muy pequeños.
Hace un par de semanas se supo por la prensa y redes sociales que “alguien” lanzó 6 perros a un canal de Recoleta; ella llamó a Bomberos, quienes hicieron una labor increíble rescatándolos a todos vivos.
¿Cuánto gasta? Desde $400.000 hasta $600.000 mensuales. El dinero sale de su bolsillo, pero también de miles de personas que la apoyan en Twitter, quienes apadrinan a uno para esterilizarlo o ayudar en la adopción. También cuenta con el apoyo de personajes de la televisión, como Maura Rivera, Javiera Díaz de Valdés, Begoña Basauri y Tonka Tomicic, entre otros.

¿Por qué la sociedad chilena no lo logra terminar con los perros abandonados?
Estamos viviendo una violencia sin mucho límite en la sociedad, donde la empatía se ha perdido absolutamente. Uno se da cuenta que si hay niños que están completamente desprotegidos de sus derechos, qué podemos esperar de la empatía hacia un animal abandonado. Como sociedad hay replantearse la situación. Hay investigaciones que dicen que si eres maltratador de un animal eres potencial agresor de un ser vulnerable, un niño o una mujer. Me asusta bastante.

Algunos dicen que primero hay que preocuparse de los niños de las calles o de los ancianos…
Me lo han dicho harto. En lo personal, como profesional trabajo con niños, entonces veo las dos caras. En las calles nos toca hacer un trabajo social, porque no podemos pasarlo por alto. Donde alimentamos perros hay también mucho indigentes y alcohólicos, entonces también prestamos una ayuda, aunque mínima, a quienes están en abandono social, desde sacarlos del alcoholismo hasta pasarles frazadas. Pero hay diferencias claras entre los humanos abandonados y los perros. Los humanos tenemos las herramientas, podemos hablar, pedir ayuda. Si bien hay condicionantes que lo llevaron ahí, hay opciones. El perro no tuvo elección, no decidió estar en el abandono sufriendo, y hacia allá apuntamos. Ellos no pueden pedir comida, un techo, están ahí no más, de forma invisible. Muchos pasan al lado de perros atropellados. El mismo caso de “Huesito” (con ella en la fotografía), que estuvo meses en el silencio, en la oscuridad, agonizando por inanición.

Ese es un caso emblemático. ¿Cómo lograste rescatarlo?
Estaba en el cementerio de Colina. Cuando mandamos la ambulancia, los médicos pensaron que no habían llegado a tiempo porque estaba con hipotermia, deshidratado, desnutrido, infección generalizada. Él tiene 5 años, le dio sarna, lo bañaban con bencina, sus gritos de dolor eran terribles. La gente comenzó a correrlo a palos porque estaba sin pelaje, con heridas, entonces pasó de ser invisible a un escoria, y ahí quedó sin alimento.

¿Hoy cómo está?
Sano, pero todavía tiene que agarrar más peso. Se trabajó en su musculatura, tuvieron que enseñarle a comer, hidratarlo. Hicimos una campaña en las redes sociales para que este perro invisible dejara de serlo, invité a la gente que lo fuera a ver a la clínica para que conociera por primera vez una mano que le diera cariño (se emociona). Se llenó la clínica, eran 30 personas diarias. Al cuarto día se paró, en la veterinaria todos lloraban. Ha recibido tanto cariño que ahora es un mamón.

¿Qué pasará ahora?
Está en espera de adopción; ojalá que se vaya a una familia especial que le de el amor que necesita. Cinco años en la calle fue demasiado, y necesita que los humanos le demos vuelta la mano; estamos a tiempo de revertir ese daño de dejarlo muerto de hambre. Él es excepcional, luchó por vivir, y ahora quiere entregarle el cariño a alguien.

¿Estamos llenos de “Huesitos”?
Mi correo está saturado de huesitos, pero no doy abasto. Muchos me escriben por lo mismo. Nadie tiene la capa de superhéroe, pero podemos entregar la fórmula de cómo se hace, hay que entregar herramientas. Si publicas sobre un perro atropellado en las redes sociales o entre sus vecinos, ellos ayudarán. La compensación que tiene dar en adopción y cambiarle un destino a ese animal, no tiene precio. No es difícil. Si alguien ve un perro o perrita en la calle, la idea es esterilizarlo a bajo costo. Quizás después que pase un noche en una clínica dejarla otra vez en la misma calle, pero estarás conciente que no habrán 100 perros más; haces un aporte importante.

¿De quién es la responsabilidad? ¿De las municipalidades, del Ministerio de Salud…?
Es un problema de todos. Claramente se necesitan políticas públicas de esterilización masiva, educación de tenencia responsable, acercar la ayuda a donde están las necesidades. Nosotros vamos con jaula a buscar a los perros para esterilizarlos, donde hay gente de escasos recursos. No sabes la importancia que tiene para una viejita que le lleves el perro, porque ella no puede hacerlo. La gente te aplaude, es súper emocionante. Podemos hacer un trabajo en conjunto, y sería perfecto. Sola no puedo hacer educación en colegios, en comunidades. La gente debe poner un collar con el número de teléfono, no dejar salir a los perros sin correa.

 ¿Cuál es tu meta?

Queremos formar una fundación, pero enfocada en mi profesión. El tema de terapia asistida con animales es algo que me da vueltas, y lo tengo que hacer. Trabajar con niños y ancianos con perros rescatados del abandono. Los perros rescatados tienen habilidades, la autoestima sube en los niños que se vinculan con perros.

Veamos casos concretos. ¿La municipalidad de Recoleta realmente no esteriliza a ningún perro?
Esteriliza a perros con dueño, así que no se produce ningún impacto. Nosotros seguimos haciendo operativos en perros vagos, y les dijimos que las esterilizaciones que ellos hacen no tendrán ningún impacto. En el reportaje de TVN de “Esto no tiene nombre” dijeron que sí hacían, pero no es verdad. Además esterilizar vale $10.000, un costo alto para gente de pocos ingresos. Nosotros cobramos un mínimo de $3.000, y si son de muy bajos recursos, lo hacemos gratis, al igual que los vagos, obviamente.}

¿Qué te molestó de ese capítulo de “Esto no tiene nombre”?
Con respecto a las declaraciones de autoridades; tenemos discrepancias, porque decían que los 6 perros que estaban tirados en un canal no eran de Recoleta, y dos son de acá. Creo que no es necesario mentir en ese sentido. Dos tenían dueño, de esos que los dejan afuera en el día. También fue súper importante que solicité, por un tema obvio, que no se mostrara mi dirección ni mi patente, pero no se respetó. Ahora lo más probable es que tenga mil perros afuera de mi casa, y es peligroso, porque salgo de noche en auto. Hay poca ética periodística cuando se delatan identidades, se expuso a personas que informaron sobre casos de maltrato. Además, teniendo todas las pruebas para hacerlo, no se quiso denunciar. Cuando hay maltrato tienes que denunciar, sea un perro o una chinchilla que la descueran viva.

¿Cómo lo hacemos?
Vas a la Fiscalía y a la Bidema de la PDI, ideal con muchos antecedentes, fotografías, videos, testigos. Ojalá todo el mundo denunciara lo antes posible, sólo “perderá” 20 minutos.

¿Qué hacer para terminar con los perros de la calle?
Lo primero, antes de adquirir una mascota debes saber que necesita cuidados, tiempo y paciencia. ¿No tienes ninguna de las anteriores? Entonces no es una opción. Muchos dueños se aburren de sus travesuras o salen de vacaciones y las abandonan. Otra cosa, no compres una mascota, adopta a las más desprotegidas. No es importante que sea “de raza”, pues el cariño que entregan es el mismo, o incluso mayor. Esteriliza a tus mascotas, no estarán triste ni se enfermarán si no procrean. No dejes salir a tu perro “a pasear” solo a la calle; ponle una correa y llévalo a caminar por el vecindario una o dos veces al día. Así evitas cruzas indeseadas, que muerda a una persona o lo atropellen. Además, sirve para que realices ejercicio. Escribe en su correa tu teléfono en caso de pérdida.

¿CÓMO AYUDAR?

La idea es que cada uno se haga cargo de los perros de su comuna, los esterilice, entregue en adopción o les de comida y agua. Si quieres ayudar a Carolina, esta es su cuenta. Para comprobar que tu dinero fue bien usado, te enviará las boletas respectivas. Cuenta Rut Banco Estado 10.496.896-1. Mail: contacto@adopcionescarolinapino.cl


También hay un centro de acopio de alimentos, frazadas, casitas en desuso, en la veterinaria Dra. Lombera (Avda. Recoleta 3741, al lado del metro Zapadores). Aquí se encuentran sus perros en recuperación.

¡ADOPTA UN PERRITO!

Si quieres adoptar algunos de los perros abandonados, escríbele al mail contacto@adopcionescarolinapino.cl , síguela en Twitter: @carolinapinoc, o visita la clínica veterinaria. Los entrega sanos, desparasitados, esterilizados y realiza un pequeño cuestionario de adaptación.